Original

El niño que llora

By 23 mayo, 2016 No Comments

El pasado sábado al terminar el juego del equipo de Fútbol Rayados del Monterrey VS América,  juego que definía el paso a la final del fútbol mexicano, llamo la atención gracias a las cámaras de Televisa y las fotos de medios de comunicación como El Norte una imagen de un niño llorando por la emoción vista en el juego de fútbol, el equipo de sus amores había cumplido el objetivo de ganar  y se encontraba ya calificado para jugar la final.

La imagen le dio la vuelta a la Internet (sea lo que eso signifique) y opiniones de todólogos y expertos así como maestros de la burla y el acoso no se hicieron esperar, unos criticaban a los padres del niño por inculcarle el amor a una camiseta otros satanizaban al  fútbol por hacer llorar al niño y algunos otros desde la secrecía que otorga la red realizaban los tan conocidos MEMES para de paso burlarse y seguir vejando la imagen e integridad de un niño que solo hacia lo que mejor saben hacer los niños, llorar.

Desde hace años vengo trabajando e investigando el tema de los infantes en las artes y el impacto que los medios de comunicación y nuevas tecnologías tiene en su desarrollo, han sido años de investigación teórica y práctica que me ha llevado a tener muchos análisis al respecto, líneas de pensamiento que se convierten en investigación pasando por el método científico y que sigo trabajando con la ayuda de talleres que diseño e imparto en diferentes estancias culturales.

El tema infantil es un tema que conozco y sobre las críticas y opiniones muy fuera de foco por parte de la sociedad cibernética experta solo en internet quiero expresar lo siguiente:

El niño es el hijo de alguien que ha dicho “yo lo llevo al Estadio” “les inculco junto a mi esposa,Sara, que primero es el estudio” eso nos dice que tiene un padre y una madre que lo orientan, quieren y educan despejando así el tema de que es un pobre niño que nadie quiere. al contrario es un niño mimado por sus amorosos padres.

El niño rayado que llora es un niño feliz, está en el estadio de su equipo, deseo de muchos niños de su edad y la responsabilidad de su educación es única y exclusiva de sus padres.

Sobre el tema del fanatismo y ceguera ante las acciones vista en el juego, si yo le fuera a los Rayados y tuviera esta mi edad (37 años) creo también lloraría, fue un juegazo que se ganó como se ganan en las películas solo que con la emoción de verlo en vivo con miles de personas, estoy seguro que otros niños en el estadio y en sus casas lloraron y que otros niños que le van al América también lloraron pero por ver a su equipo perder. Los niños lloran, son niños y es lo más normal del mundo. Aprovecho esto último para decir que si el balón en el área chica toca la mano de un jugador que defiende esa área es penal.

Lo que sin duda me preocupa de la imagen del niño llorando es que la camiseta que usa  tenga demasiados logotipos y que esta cueste mucho dinero, me preocupa que el niño al día siguiente lo pudieron llevar a ver el estreno de Angry Birds y antes tuvo que ver 6 comerciales de los cuales 3 son de marcas de autos 1 para comprar lentes otro para dar dinero a una fundación y otro para comprar Salchichas Vitakir, los niños no tienen dinero para comprar autos ni lentes ni deben decidir qué van a  comer y mucho menos rapeando como dicta el comercial de Kir,  los niños deben jugar fútbol y llorar cuando su equipo pierda o gane, son niños. Hay demasiado mensajes publicitarios mal encausados hacia los infantes que incitan a un comportamiento compulsivo hacia la compra de objetos y productos varios. Y lo digo desde la trinchera de creativo publicitario de la cual también soy parte.

Es probable que el niño Rayado que lloró en el estadio tenga amigos que le van a los Tigres y cuando juegan fútbol en sus parques veremos logotipos de pan, tiendas, cerveza y cemento que van corriendo cuando solo debemos ver sonrisas, dribles, tiros y goles.. o llanto cuando alguien te meta el pie y caigas al suelo.

Abogo y pido que si queremos empezar a educar a los infantes en base a las reglas de una sociedad moderna como la que creemos tener comencemos desde los clubes, escuelas, cines, tiendas, comercios y desde luego las MARCAS a respetar su área, su espacio infantil.

De grandes seguimos siendo infancia. 

 

 

@elgatoraro

* El autor, Jesús Torres, es un investigador del tema infancia y juventud con cursos de especialización en la materia. Vive entre Monterrey y la Habana.

 

admin

Author admin

More posts by admin

Leave a Reply